Saltar al contenido

Vino Chardonnay

Ofertas de Vino Chardonnay

Muchos se preguntan qué tipo de vino es el Chardonnay pero su  prestigio y reputación impecable le precede, nace de la variedad de uva blanca más valorada en todo el mundo.

Su uso más habitual es la elaboración del tipo de vino que recibe su nombre, y destaca, entre otros atributos, por una gran facilidad para adaptarse a entornos y climas diferentes.

Región francesa donde se cultiva el Vino Chardonnay

Esto la ha llevado a convertirse en la variedad blanca más extendida del planeta, aunque su origen reside en Borgoña, una pequeña región situada al este de Francia.

Actualmente, la Chardonnay puede encontrarse en cualquier lugar, desde su tierra natal hasta los remotos viñedos de Nueva Zelanda.

De esta uva nace el Chardonnay, un tipo de vino monovarietal de características muy variables, desde cuerpos gruesos y espesos, con ricas concentraciones, ideales para dejarlos envejecer durante un largo tiempo en su botella, hasta caldos más frescos y ligeros, elaborados sin madera y pensados para disfrutarse mientras todavía son jóvenes.

En general, la versatilidad de esta la convierte en la favorita para la elaboración de vinos espumosos, como el cava o el champán.

Su gran acogida en el mercado, sin embargo, hace que las bodegas la utilicen como materia prima segura para elaborar vinos de calidad y obtener mayor reconocimiento a nivel nacional e internacional.

Características del vino Chardonnay

Como ya hemos comentado, una de las particularidades de la uva Chardonnay es su gran versatilidad.

Debido a esta propiedad, los vinos que se derivan de ella puedan variar enormemente y presentar características muy diferentes entre sí.

Normalmente, el resultado final depende del clima donde se cultiva la uva y el procedimiento de elaboración.

Mientras que en entornos cálidos, como en Australia y otros países de Oceanía, el sabor del vino Chardonnay suele recordar a frutas tropicales como el mango o la banana, y también al higo, en zonas más frías presenta aromas de manzana, pera y ciruela verde.

El sabor de este caldo puede presentar sabor melón, cítrico, miel, caramelo y dulce de leche, además de las frutas que ya hemos mencionado.

Un factor esencial es el tiempo de maduración, siendo los más jóvenes los que tienden a un acabado cítrico, mientras que los maduros dejan un suave y agradable regusto tropical.

El material de la barrica donde añeja el vino Chardonnay es otro factor fundamental.

El roble envejecido añade personalidad e intensidad al producto, por lo que es uno de los candidatos favoritos para el proceso de elaboración.

A nivel visual, este vino muestra una amplia gama de tonos pajizos que abarca desde maderas pálidas hasta amarillos y dorados más intensos.

Se trata, por lo general, de un caldo de grandes cualidades para la vista, el gusto y el olfato.

Cómo se toma un Chardonnay

Para disfrutar de un buen vino, no solo hay que tener en cuenta la calidad del mismo sino la forma de catarlo y maridarlo. La elección de la copa adecuada es el primer paso para potenciar los encantos de una bebida tan selecta.

Por ello, los amantes de esta bebida milenaria deben conocer los tres tipos básicos de copas:

  1. Burdeos,
  2. Borgoña
  3. Chardonnay

Su cuerpo pequeño y tallo más largo las hace ideales para la mayoría de vinos blancos en general.

Este factor es importante para mantener la temperatura adecuada, que ronda los 9º, si no tiene restos de roble, y los 12º si ha envejecido en barricas de esta madera.

Que copa utilizar para tomar un Chardonnay

Una vez tenemos el recipiente adecuado, procedemos a conocer las fases de la cata del Chardonnay.

Poner a disposición los sentidos, especialmente la vista, el olfato y el gusto, puede ayudarnos a experimentar una sensación única y muy agradable.

En cuanto al primero de los sentidos, hay que pararse a observar el líquido antes de llevarlo a la boca.

Podemos determinar, por ejemplo, la intensidad de los reflejos verdes, que delatan una mayor acidez y aroma a piña tropical.

El olfato es fundamental a la hor de catar un buen vino. Esta fase nos puede ayudar a apreciar los aromas más característicos del Chardonnay, pudiendo detectar ligeros toques a manzana, pomelo, limón, pera, frutas tropicales, caramelo, vainilla…

De forma que podremos disfrutar del sentido del gusto -tercera y última fase- con mayor intensidad y precisión.

En este momento, además del sabor y los distintos aromas del caldo, podemos detectar el grado de acidez, el tacto y el cuerpo del Chardonnay.

En cuanto al maridaje, esta variedad de vino es ideal para acompañar platos vegetarianos, mariscos, pescados blancos y ahumados e, incluso, algunas carnes blancas.

Especias como la mejorana, el tomillo, el perejil o la pimienta blanca maridan estupendamente con los encantos del Chardonnay, así como los quesos de vaca y de cabra.

El vino Chardonnay es dulce o seco

La subjetividad del concepto “dulce” puede llevar a la confusión a los amantes del vino debido a que la sensación de dulzura, en ocasiones, no se debe a la presencia de azúcar en el caldo sino a que haya madurado en un barril de roble.

Por tanto, aunque esta propiedad varía enormemente de persona a persona, desde el punto de vista técnico se considera que el vino dulce es opuesto al seco.

Una de las particularidades del Chardonnay es que no pertenece exclusivamente a ninguna de estas dos opciones sino que se trata de un vino “comodín” que puede encantar tanto a los admiradores del primero como del segundo.

Diferencia entre Chardonnay y Sauvignon Blanc

Aunque se trata de dos bebidas que comparten una serie de características, se pueden detectar algunas diferencias entre el Chardonnay y el Sauvignon Blanc.

Las principales, de hecho, residen en el aroma. El sabor típico del primero es más amplio que los puramente secos y deja regustos cítricos, como a limón o pomelo.

Además, su fermentación en barriles de roble puede añadir un ligero toque de vainilla, coco o caramelo. Esto es poco habitual con el Sauvignon Blanc, refrescante, de cuerpo más ligero y cuyos sabores más perceptibles son las frutas tropicales.